Alimentación saludable para nuestros pequeños.

Suelen decir que “somos lo que comemos”. La alimentación es muy importante, sobre todo para los más pequeños, pues contribuye al desarrollo y crecimiento de los niños para que en el presente y en el futuro sean personas fuertes y sanas.

En Centro Los Pitufos disponemos de comedor para cubrir el proceso dietético de los pequeños pitufos. Proporcionamos a nuestros alumnos una alimentación variada y equilibrada. Nuestra preocupación por una dieta de calidad hace que tengamos abierto nuestro comedor para hermanos y alumnos de otros centros educativos. Buscamos que el momento del almuerzo sea un rato agradable y relajado, a la vez que sano y nutritivo.

Desde Centro Los Pitufos queremos trasladar nuestro afán de ofrecer una alimentación saludable para nuestros pequeños también a las familias. Es muy importante que nuestros hijos continúen las pautas de alimentación saludable cuando regresan de la escuela, si no todo nuestro esfuerzo será en vano.

Los productos lácteos como postre se deben reducir, dando mucha más importancia a las piezas de fruta del tiempo. Nuestros pequeños pueden comer todo tipo de frutas, con cuidado de lavarlas y cortarlas en trozos pequeños y sin pipas para que no se atraganten.

Las legumbres y las verduras son esenciales para su alimentación, estos son alimentos ricos en vitaminas y minerales y con poco contenido calórico en el caso de las verduras. Los hidratos de carbono que encontramos, por ejemplo, en el arroz o en la pasta, deben tener una proporción en la dieta diaria de un 50% de las calorías ingeridas. Los hidratos dan a los niños la energía necesaria para afrontar la rutina. Salvo en casos de sedentarismo son muy beneficiosos, ya que se obtiene de ellos dicha energía sin absorción de grasas, puesto que se queman.

La carne y el pescado deben ocupar parte de la dieta de nuestros pequeños, poseen proteínas que les ayudan al desarrollo de sus músculos, pero siempre deben ser frescos y cocinados de un modo saludable (a la plancha, al horno o cocinado, evitando las grasas de los fritos)

Los huevos son otra fuente de proteínas pero su consumo está limitado a 2 o 3 piezas en semana. Mejor consumirlos en tortillas o revueltos que fritos, evitando las grasas. Las proteínas de una dieta equilibrada infantil deben estar alrededor del 12 al 15% de la ingesta diaria de alimentos y un 25 a 35% deben ser grasas no saturadas.

Tomar productos cárnicos procesados como hamburguesas, salchichas, productos congelados y precocinados, así como dulces y chucherías, debe estar muy limitado. Debemos hacer un consumo responsable de productos que, a pesar de ser muy atractivos para los niños, producen problemas a largo plazo como caries, colesterol y problemas de sobrepeso.

Es muy importante que en casa sepamos complementar la alimentación que ofrecemos en el menú escolar. Es decir, si el niño ha comido legumbres el viernes, no poner el mismo plato al día siguiente o si ha comido carne a mediodía, no volver a poner en el menú de la cena un plato de carne, sino alternarlo con otros alimentos como las verduras.

Por último, en Centro Los Pitufos queremos ofrecerte una serie de consejos para que tus hijos coman mejor y tengan buenos hábitos en la mesa:

  • Si tus hijos son reacios a comer verduras o pescados puedes utilizar métodos de cocina como el rebozado para enmascarar el sabor y ayudarte de especias para condimentarlos y darles mejor aroma.
  • Crea un ambiente familiar agradable en torno a la mesa y pon unos horarios y normas.
  • Estimula a tus hijos para que disfruten de la comida y aprendan a comer solos.
  • Los juegos se deben dejar para otro momento y no en la mesa.
  • No se debe forzar a comer al niño, es él quien regula la cantidad de comida dependiendo del hambre que tenga.
  • Procura que tus hijos tengan una correcta higiene dental. Prepáralos para cepillarse los dientes después de cada comida.

¡Buen apetito pitufos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *