Arenero Pitufo: un lugar de diversión y aprendizaje en la naturaleza.

Para el Centro Infantil Los Pitufos es fundamental que nuestros alumnos se relacionen y estén en contacto con la naturaleza. Los pequeños aprenden de forma experimental el cuidado del entorno y del medioambiente, en un oasis natural dentro de la ciudad. ¡Tener un arenero es una parte que no podía faltar en nuestro cole!

arenero
Arenero Pitufos.

Creemos que un arenero en nuestra escuela es muy importante, porque todos los peques deberían tener la oportunidad de jugar con la arena. En este juego tienen la libertad de crear y sentir. Nuestros pitufos desarrollan en el arenero la creatividad con facilidad, pueden jugar a las cocinitas haciendo pasteles o ricas comidas, ser constructores de caminos, lagos, puentes, grandes artistas que dibujan con un palito, rama o piedrecita y que dejan volar su imaginación en su arenero donde disfrutan sin límites.

Con este juego tan sencillo e imaginativo reciben de forma natural una estimulación sensorial que no tiene igual, la diversidad de sensación que aporta la arena es maravillosa, todos podemos recordar la sensación que nos produce cuando se cuela entre los dedos, o cuando está más dura porque hace tiempo que no se toca, la temperatura que transmite cuando hace rato que le da el sol o por el contrario la humedad después del rocío de la noche. Estas sensaciones que todos hemos experimentado alguna vez son las que no podemos olvidar y tenemos que permitir a nuestro pequeños que las sientan, que disfruten y se manchen, en sus juegos con la arena.

El arenero es una fuente de aprendizaje no solo de objetos y formas sino que jugar con arena permite aprender las letras y números de forma divertida, escribir nuestros nombres y palabras bonitas a nuestros amigos con mensajes maravillosos. Aprendemos de un modo estimulante el abecedario, sin necesidad del uso de papel, de un modo natural y ecológico, manchándonos las manos y divirtiéndonos mientras que experimentamos.

Arenero en la naturaleza
Arenero en la naturaleza

Desde Centro Infantil Los Pitufos seguimos defendiendo que los niños tienen que jugar mucho en sus primeros seis años y jugar con la arena debería ser “obligatorio”. Todo son beneficios, de una forma sencilla y divertida, fomenta la creatividad, estimula los sentidos y mejora la motricidad fina y gruesa. Los niños al trabajar la arena necesitan tener control del cuerpo, en especial al hacer excavaciones y transportar de un lado a otro.

El desarrollo infantil a través del contacto con la naturaleza favorece la capacidad cognitiva y física de nuestros hijos al contemplar y experimentar cosas que no conocerían si nos dedicáramos de forma exclusiva a la enseñanza encorsetada en un pupitre y una pizarra.

¡Somos un centro abierto y natural donde nuestro ranzón de ser es compartir nuestros días con niños felices!

Susana Domínguez.

Directora Centro Los Pitufos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *